Cabecera de Vinaceite
Inicio Eventos Reseña
histórica
Datos
económicos
AgroTienda Rutas Lugares
naturales
Bienes de
interés cultural
Galería de
imágenes
Servicios
públicos
 

Bienes de interés cultural de Vinaceite

Patrimonio Cultural de Aragón
Arzobispado de Zaragoza
Gran Enciclopedia Aragonesa Web de Gonzalo Minguillon
SIPCA Sistema de Información del Patrimonio Cultural Aragonés  
   
   
   
Híjar (Teruel)
Albalate del Arzobispo (Teruel)
Belchite (Zaragoza)
La Puebla de Híjar (Teruel)
Azaila (Teruel)
Almochuel (Zaragoza)
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
 
 
 
 
 
 
 
Despoblado Ibérico del Cabezo de la Bovina (BIC)

El despoblado ibérico del Cabezo de La Bovina está situado en un pequeño cerro aislado en la margen izquierda del río Aguasvivas.

Se trata de un asentamiento humano, que ocupó la parte más elevada del cerro que apenas supera los 50 metros de terreno llano, con características de acrópolis, aunque se han localizado muros de alabastro, alternado con calizas, en los cortes de tierra situados en la zona llana, a distancia notable de la cumbre del cerro.

En la parte alta del yacimiento se aprecian dos estancias parcialmente descubiertas. Aquí los muros están bien conservados en alzado, con superposición de hiladas de piedras de yeso y caliza, que en ocasiones aparecen en bruto, y, en otros casos, muestran señales de elaboración y talla. Los restos conservan entre 3 y 5 hiladas de piedras que pueden alcanzar los 50 o 80 cm. de muro visible sobre el nivel del suelo.

Especial interés tienen las diversas balsetas fabricadas con mezcla de yeso y encontradas en varios puntos del yacimiento. Seriamente deterioradas y semicubiertas por la caída de tierras, pueden verse las huellas de dos de estas estructuras que ocupan casi en su totalidad el suelo de una misma estancia.

Son dos balsetas rectangulares paralelas, separadas entre sí, y de los muros, por zonas de suelo recubierto por el mismo yeso. La diferencia de nivel entre el interior de las balsetas y el suelo de la habitación presenta profundidades entre 15 y 18 cm. Por lo que se refiere a las medidas generales, dan una anchura máxima de unos 130 cm., con una longitud que superaría los 3 metros, aunque no se puede precisar al no hallarse completas.

En cuanto al material que aparece en el poblado es muy abundante: cerámica a torno de técnica ibérica (kálathoi, oinochoes, jarritos bulbosos y formas de imitación de cerámica campaniense), decorada con motivos geométricos y estilizaciones vegetales; cerámica de importación ánfora itálica, fragmento de mortero, dolias, campaniense A, campaniense B y C, pondera, fusayolas, molinos y pavimento de opus signinum.

La semejanza de la cultura mueble de este poblado con el Cabezo de Alcalá, de Azaila que se encuentra a 5 kilómetros, lleva a asignarle una cronología final hacia la mitad del siglo I a.C.

 
 
 
Iglesia de San Juan Bautista
Iglesia de Vinaceite (Teruel)

La iglesia parroquial de San Juan Bautista, en estilo barroco y de planta cuadrada, trazada por el arquitecto Agustín Sanz en el XVIII, bajo el mecenazgo de los duques de Híjar.

La iglesia es de planta circular a la que se accede por medio de una nave de dos tramos, situada en eje con la cabecera.

La planta circular se genera en desde un octógono inscrito en una cruz latina, donde en los lados de la cruz se abren dos falsas capillas a modo de crucero y los otros dos lados se alinean con la nave y el presbiterio.

En los cuatro lados restantes del octógono, se destinan a exponer altares devocionales.

El primer tramo de la nave dispone de una capilla abierta en el lado del evangelio. El segundo tramo de la nave, en el que se alza el coro, en el lado del evangelio, se ubica la puerta de acceso al coro; y en el lado de la epístola se ubica la puerta de acceso al campanario. La nave, dividida en dos tramos por arcos fajones de medio punto, se cubre con una bóveda de aristas. El tramo circular de la iglesia, se cierra con una bóveda de media naranja, dividida en ocho paños por unas nervaduras cuadrangulares. La bóveda se apea sobre un tambor octogonal, soportado de un entablamento clásico; compuesto de arquitrabe, friso y cornisa. Cuarto óculos circulares, enmarcados por un serafín en la parte superior y dos palmas entrelazadas por el tallo en la parte inferior, se abren en los paños de la bóveda alineados con el eje cruciforme de la iglesia. Estos cuatro óculos dotan a la iglesia de una gran luminosidad así como de simbolismo.

El retablo de la iglesia, de tipología barroca y factura moderna; ocultaría el retablo original según algunos lugareños.

Al exterior la iglesia presenta un aspecto austero y sencillo. Construida en piedra arenisca y ladrillo, se imbrica totalmente en el terreno y en las construcciones de la zona.

La portada de un solo cuerpo en altura, se compone de una puerta de acceso de arco adintelado, sobre el que descansa una hornacina; actualmente vacía. Sobre esta, se abre un rosetón circular que sirve para iluminar el coro. Estos elementos están enmarcados por dos pilastras de orden toscano con basa y capitel, que soportan un remate triangular en cuyo tímpano se abre un vano circular. Dos motivos sigmaformes, hacen la transición al cuerpo de las capillas abiertas entre los contrafuertes de la nave de entrada.

El campanario se compone de dos cuerpos, el inferior cuadrangular y embutido en la estructura de la iglesia junto a la nave de acceso, y el superior octogonal, en el que se abren cuatro vanos de arco de medio punto en el que van colgadas las campanas. El remate troncocónico de ocho lados y cubierto de con teja árabe, constituye el remate del campanario. Entre el primer y segundo cuerpo, un resalte a modo de entablamento para dar altura al conjunto, está decorado por cuatro pirámides, una en cada ángulo, rematadas por una bola.

 
 
 
 
Ermita de Nuestra Señora del Campo

La ermita de Nuestra Señora del Campo está situada a las afueras de la población.

Se trata de una construcción de 1988, que responde a las necesidades de la población de tener una ermita a la que ir en romería y celebrar en la Virgen de Mayo.

Edificio de construcción moderna, consta de una sala longitudinal, que dispone de un arco que da lugar a un presbiterio. Construida en cemento y ladrillo, y cerrada por un techo de teja árabe a dos aguas. Destaca en su interior una talla de la Virgen, dedicada a la Inmaculada, que a pesar del repinte exterior, atisba ver una policromía anterior de mayor belleza que la presente.